EDP-LISTADO NUTRIENTES

NUTRIENTE DEFINICIÓN
Ácidos grasos poliinsaturados

Son componentes de las grasas que se encuentran de forma mayoritaria en aceites de semillas (girasol, maíz, soja, etc.) y en grasa de pescado. Forman parte de la construcción y mantenimiento de las membranas celulares de la piel, células nerviosas y la retina. Sintetizan hormona y enzimas e intervienen en el sistema inmunitario.

Ácido graso 22:6 n-3 (ácido docosahexaenoico)

El DHA (Ácido Docosahexaenoico), es un ácido graso esencial poliinsaturado que pertenece al grupo de grasas Omega-3. Tiene efecto beneficioso en los tejidos visuales, constituye el 50% del tejido nervioso, afecta a la estructura de la membrana celular y a la salud psicológica, mejora la circulación e interviene en el crecimiento y desarrollo normal de niños y adolescentes.

Ácido graso 18:2 (ácido linoleico)

También llamado ácido linoleico, es un ácido graso esencial poliinsaturado del grupo omega6. Estos ácidos grasos son beneficiosos para la salud cardiovascular, tienen efecto anticancerígeno, regula el sistema inmunitario, tiene acción antidiabética, favorece la mineralización ósea y ayuda a mantener un peso saludable.

Ácido graso 18:3 (ácido linolénico)

También llamado ácido linolénico, es un ácido graso esencial poliinsaturado perteneciente al grupo omega3. Es necesario para sintetizar otros ácidos grasos poliinsaturados, para el funcionamiento del sistema nervioso y sistema inmunológico, formación de membranas celulares, creación de hormonas y formación de la retina.

Ácido graso 20:4 n-6 (ácido araquidónico)

Es un ácido graso poliinsaturado del grupo omega6. Es necesario para la reparación y crecimiento del tejido muscular y afecta a la salud neurológica.

Ácido graso 20:5 (ácido eicosapentaenoico)

Es un ácido graso poliinsaturado del grupo omega3. Es necesario para el correcto funcionamiento del sistema inmunitario y regula la coagulación sanguínea y la inflamación, teniendo un efecto antiinflamatorio. A de más, disminuye el riesgo de enfermedad cardiovascular ya que reduce los niveles de triglicéridos, colesterol y la hipertensión.

Ácidos grasos saturados

Son componentes de las grasas que se encuentran de forma mayoritaria en la grasa de los animales terrestres, en la grasa de la leche y en algunos aceites de origen vegetal (coco y palma) y en todos los productos industriales elaborados con este tipo de grasas. Son necesarias para el correcto funcionamiento del cerebro, formación de hormonas, traslado de vitaminas, buen funcionamiento del sistema inmunológico, aumentan la saciedad…además de ser fuente y almacenamiento de energía. Un alto consumo puede tener efectos negativos en la salud.

Ácido graso 12:0 (ácido láurico)

El ácido láurico es un ácido graso saturado, pero en comparación con los demás ácidos grasos saturados, es el que menos contribuye al almacenamiento de grasa. Ayuda a combatir infecciones víricas o bacterianas, a reducir la obesidad, a prevenir enfermedades cardiovasculares y a la hidratación de la piel.

Ácido graso 14:0 (ácido mirístico)

El ácido mirístico es un ácido graso saturado. En bajas cantidades puede tener un efecto protector contra infecciones y daños renales; pero en mayores cantidades es uno de los ácidos grasos saturados que más favorece la acumulación de grasa en las arterias y eleva los niveles de colesterol.

Ácido graso 16:0 (ácido palmítico)

El ácido palmítico es un ácido graso saturado y principal componente del aceite de palma. Siempre tenemos unos niveles mínimos de este ácido graso en el organismo que actúa como antioxidante y favorece la circulación sanguínea y la vista; pero hay que controlar su ingesta porque puede tener efectos muy negativos en la salud, elevando los niveles de colesterol total y HDL.